sábado, 19 de enero de 2013

La gaviota cáspica de Zeluán

Ya hace unos años que Daniel López velasco me enseñó la primera gaviota cáspica (Larus cachinnans) de mi vida.










Me impactó, por ser tan parecida superficialmente a nuestras gaviotas patiamarillas, pero en el fondo ser también tan diferente.











Ahora soy yo el que, después de ver unas cuantas y haber entrenado el ojo, me toca enseñar a otra gente a la cáspica de Zeluán, y sigue siendo un placer volver a verla, invierno tras invierno.










Sutilmente poderosa, es una gaviota grande, pero que al ser estilizada, no te das cuenta enseguida de lo fuerte que es en relación a nuestras patiamarillas cantábricas, no digamos si la comparamos con las gaviotas sombrías.





Bastante pendenciera, no duda en intimidar al resto de gaviotas, y curiosamente, solo le aguantan el tipo, y parece estar a gusto, con los gaviones atlánticos (Larus marinus), como este inmaduro.










El color del manto es más claro del que sugiere el color de estas fotos, que han sido tomadas con muy poca luz, y parecen más oscuras de lo que es al natural, fijaos en el contraste con la gaviota sombría (Larus fuscus graellsii).









Y lo dicho, es grande, pero no pesada, tiene un pecho alto, no es barrigona, y otra de sus características es sus patas, largas, y finas.
El color es variable, las he visto rosadas, verdosas o francamente amarillas, pero siempre más pálidas que en las patiamarillas o las sombrías.








Lo mismo pasa con el pico, fino, largo, casi sin gonis, y de un tono amarillo limón, o verdoso.












Y un detalle que llama la atención: el ojo, pequeño, aparentemente oscuro (de cerca no lo es tanto), como de muñeco, en una cabeza pequeña, desproporcionada respecto al fuerte pecho, y con forma de pera, estirada hacia atrás, no tan redonda como en las gaviotas que estamos acostumbrados a ver.







De los grandes y abundantes puntos blancos en las primarias, hemibanderas, efectos persiana veneciana y demás, lo dejamos a los expertos, aunque cuando las constatas, como en este ejemplar, das las gracias a los que te educaron el ojo para poder identificar a esta ave tan magnífica: Gracias, Dani, gracias, César, gracias, Antonio.
Soportasteis mis torpes intentos iniciales, y ahora que tengo cierta facilidad, aún no perfecta, bien es cierto,  para identificarla aún dentro de un bando grande de gaviotas, os lo agradezco, la paciencia, y las enseñanzas.

9 comentarios:

  1. Buena entrada, Iván.
    Aquí, todos aprendemos; los que saben más de los que saben menos, y al revés....Afortunadamente, con las gaviotas, como con tantas cosas, nos damos cuenta, que cuanto más sabemos, más nos queda por conocer.
    Un gustazo leer tu explicación magistral.
    Lástima no haber visto a esa "Famosa" cuando estuvimos por Zeluán....
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Antonio, sí que es una pena que no la pillaseis, porque lleva casi todo el mes de enero y se deja ver a gusto.

      Como sabes, a veces te pueden más las ganas que la sabiduría, y esta pasión de las gaviotas es complicada, pero hay un grupo estupendo de expertos entre los que te incluyo que nos encauzais a los que venimos desde la más absoluta ignorancia.

      Siempre hay maestros y aprendices, y en esta "ciencia" es la única manera de ir aprendiendo, así que seguiremos acumulando experiencia POCO A POCO.

      Eliminar
  2. Y poco a poco, con entradas como esta, cada día me gustan más. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Lo olvidaba. La Audouin que en este momento tengo en el blog, tiene una pata amputada, y pregunto: ¿ Puede ser debido a un mal anillamiento?. Gracias.....

    ResponderEliminar
  4. Hola maDuD:
    Podría ser, si las anillas están mal puestas (dificil), o cualquier objeto extraño que pueda meterse entre la anilla y la pata y que pueda causar una herida y esta se infecte....
    Pero sin duda, la mayor causa de amputaciones, se produce por enganche con sedales; estos se acaban apretando más y mas sobre la pata, cortando la circulación, necrosis... etc, etc... Muy desagradable. En las playas, se ven casi todos los días estas amputaciones en sus distintos estadios....
    Pueddes ver algunos ejemplos aquí (perdóna Iván por hacer publicidad de mi blog, en el tuyo ; -)
    http://gaviotasyanillas.blogspot.com.es/search/label/Amputadas

    ResponderEliminar
  5. Hola Antonio, gracias. Ahora me paso por el apartado de amputadas, el resto no era necesario porque sigo tu blog desde hace algún tiempo. Un saludo, MIT.

    ResponderEliminar
  6. Antonio, encantao de que respondas con mucho más conocimiento que yo.
    En los pocos años que llevo siguiendo gaviotas nunca vi una anilla que causase problemas, y las hay bien gastadas, pero por desgracia casi en cada parada se ve alguna gaviota amputada o con la pata destrozada por anzuelos, o con sedales que cortan la circulación antes de secar la pata o de causar infección y matar al animal.
    Y no se escapa ninguna, desde las pequeñas reidoras hasta los gaviones, que da lástima un bicho tan espléndido arrastrando la pata con el sedal, puf que malo me pongo.

    ResponderEliminar
  7. Buff..!!Que difícil!!..Yo lo de las gaviotas lo llevo fatal Ivan....sigo aprendiendo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata, de ir todos aprendiendo unos de otros.

      Eliminar

Me encantan tus comentarios, y además los necesito, pero para evitar los ataques de orcos, trols y pesadiellos, me veo obligado a moderar. Si formas parte de la buena gente, tu comentario saldrá seguro.