viernes, 15 de febrero de 2019

Temporal Klaus en Gijón

El temporal Klaus fue más benigno en Gijón que en el resto de Asturias, donde causó graves inundaciones, desperfectos en obras públicas y 4 fallecimientos, pero nos dejó también imágenes espectaculares.
La lluvia y la poca luz del atardecer impidieron hacer grandes fotos pero mereció la pena estar presente.
Todas las fotos del 23 de enero de 2019.










Conseguí llegar en el punto álgido de Klaus en Gijón, con la marea muy alta, el oleaje por encima de los 4 metros, un viento intenso y el río Piles a punto de desbordarse.













Cada vez que llegaba una serie de olas grandes se llenaba de agua toda la bahía, y al parar se quedaba al descubierto una gran superficie de arena, el intercambio de agua impresionaba bastante.








El río Piles bajaba lleno de residuos y de vegetación, y al acumularse en las orillas, se formaba un paisaje desolador.
















Ya no es noticia que la playa de San Lorenzo se tiña de color marrón hasta donde alcanza el horizonte cuando el río Piles baja lleno, pero en esta ocasión resultaba tremendo ver cómo el mar era una mezcla de ocres.









No había un oleaje problemático, pero sí lo suficientemente fuerte como para sobrepasar en ocasiones el límite del Muro de san Lorenzo.












Aunque no fue tan fuerte como el temporal de primavera de 2010, que sí causó estragos en Gijón, con un poco más de fuerza hubiese sin duda causado grandes problemas a la ciudad.












Aunque periódicamente se ven estos temporales, tengo la sensación de ser cada vez menor el intervalo entre uno y otro.

jueves, 14 de febrero de 2019

Tazones

Otro de mis pueblos marineros asturianos favoritos es Tazones, en el concejo de Villaviciosa.










Aparte del interés histórico, arquitectónico y culinario que son evidentes en cualquier paseo por el pueblo, ya desde el aparcamiento, el interés paisajístico es fulminante, siempre que se pone uno en el puerto frente al pueblo apetece quedarse para siempre observando cada casa y cada gaviota.









En marea baja, la pequeña playa del pueblo, todavía añade un poco más de cromatismo a la estampa de postal.








Aguas afuera, la vista se hace infinitamente atractiva.


miércoles, 13 de febrero de 2019

Fochas y gallinetas a tope en el Parque Isabel

De un tiempo a esta parte, desde el gran declive de las fochas comunes (Fulica atra) en el embalse de San Andrés, el mejor sitio para verlas en Gijón es el Parque Isabel. Siempre hubo bastantes, y criaron aquí, pero este invierno, su número estuvo siempre rondando o superando ligeramente las 50, lo que es un buen número, sin duda.





Las gallinetas comunes (Gallinula chloropus) también están presentes con números rondando los 40 ejemplares, en algunas zonas ya parece que hay cierta saturación.










Tengo curiosidad por ver cómo se da la temporada de reproducción en estas 2 especies.










Aunque todos los años se produce una merma en el número de ejemplares por los invernantes que se van, es posible que este año la cría llegue a números record para nuestro parque.

domingo, 10 de febrero de 2019

Gavión hiperbóreo (y poca cosa más) de escapada por la costa gallega

Me acerqué en época de los reyes magos a la costa gallega buscando aves de invernada, y poco encontré salvo este ejemplar de 1er invierno de gavión hiperbóreo (Larus hyperboreus).







Por desgracia, en la Mariña también está siendo un invierno pobre en avistamientos interesantes. Y suerte tuve porque entre las miles de gaviotas que volaban por la piscifactoría de Lago, tuve un buen rato de frente a este pequeño (relativamente) ejemplar de hiperbóreo.






A su lado, una gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus) anillada en Griend, Holanda, es EJ2L, es un 1er invierno y esta es su primera observación fuera de su lugar de nacimiento.







El espectáculo de la pisci de Lago, como siempre, es entre surrealista y un poco delirante, gaviotas por todas partes, pero pocas interesantes, además un fuerte nordés imposibilitó poder fijarse bien en las gaviotas más lejanas.








Antes me había pasado por las playas de San Cibrao, como siempre, una buena cantidad de gaviones atlánticos (Larus marinus), de todas las edades.








Pero poco más, es un lugar muy querencioso para gaviotas blancas y rarezas, en esta ocasión, un montón de gaviotas reidoras (Chroicocephalus ridibundus) daban el único espectáculo, acompañadas de 4 ostreros euroasiáticos (Haematopus ostralegus).


Pasé por O Vicedo, que siempre me trae buenos recuerdos de mis queridos amigos Pili y Ricardo, que me descubrieron este lugar.
La playa de Vidrieiros, espectacular como siempre.



Aquí, más de lo mismo, poca cosa, únicamente un lejano zampullín cuellinegro (Podiceps nigricollis).










Con O Vicedo al fondo, pasé el telescopio por un montón de gaviotas, pero lo mismo, pocas cosas de interés.









Entre las abundantes gaviotas patiamarillas (Larus michahellis), este ejemplar que a primera vista y no mirando su cabeza me pareció superficialmente una argentea por el diseño tan clarito, pero al abrir foco y ver su enorme tamaño, solo podía ser un inmenso gavión atlántico de 1er invierno, o, remotamente, un híbrido de los 2 anteriores.





Curioso, negativamente también, la ausencia casi total de limícolas invernantes, aquí los único que vi fue a un hiperactivo andarríos chico (Actitis hypoleucos).









Llegué a O Vicedo costeando por Viveiro (vacío, un erial), celeiro (daba pena). Después me fui hacia la ría de Ortigueira, buscando el aviso de negrones especulados en la playa de Fornos. Como sospechaba, no hubo manera de encontrarlos, aunque no conocía la playa y me pareció simplemente preciosa.


Lo que sí vi fue el cadáver varado y en mal estado de una (creo) foca común (Phoca vitulina). Sospecho que por desgracia la cuerda que aparece en la foto algo tuvo que ver.






Como última posibilidad, me acerqué a Cariño, que siempre nos dio enormes alegrías en forma de aves raras, y bancos abundantes de gaviotas interesantes, pero esta vez, ni por estas, estaba casi vacía, si exceptuamos los simpáticos ostreros habituales en sus playas.





Fue un viaje relámpago en solitario que siempre es agradable para cambiar de vistas, pero tantos kilómetros para tan poca cosa, en esta ocasión, fueron algo decepcionantes, no para este simpático gorrión común (Passer domesticus), que se comió medio bocata aprovechándose de mi melancolía...










jueves, 7 de febrero de 2019

Algunas gaviotas pequeñas anilladas hasta navidades

Voy ahora con las pequeñas, las más abundantes por volumen de anillas son como cada invierno en Asturias las gaviotas cabecinegras (Larus melanocephalus). Pero este año muchas menos que otros años, una tristeza tremenda ver las pocas cabecinegras que invernaron este año con nosotros.
Pongo una selección.
Empezando con las húngaras, tenemos a H1V1, anillada de pollo en 2015 en Csongrad, desde la temporada 17-18 inverna con nosotros, procedente de Francia.


HPL1 también vista varias veces en Gijón, esporádicamente por Bañugues, está anillada en 2012 en Fejér de pollo, aparentemente pasa los veranos en Francia y cada invierno en la costa central asturiana.















De polacas, unas cuantas, empezamos por PTA4, anillada en Mietkow en 2016, inverna en Asturias y pasa los veranos entre su Polonia natal y la costa fronteriza con Alemania.







PNN3, archiconocida, y con más historial que el Lute, tiene más de 15 años, y lleva 13 de ellos invernando en Asturias, donde la hemos visto practicamente todos los que nos dedicamos a las anillas. En verano empezó regresando a su zona natal, pero ahora parece que cría en Westfalia, Alemania, cada año.
















Paso a las anillas de procedencia belga, por ejemplo a 3HPE, muy vista este invierno por la bahía de Gijón. Anillada de adulta en Antwerpen en 2015, se la ve cada invierno en la costa central asturiana, volviendo en verano a Francia.


Belgas pocas se vieron en relación a otros años, desconocemos la razón aunque el invierno suave es posible que haya dejado a muchas cabecinegras invernando en Francia. otro ejemplar es 3JNL, anillado de adulto también en Antwerpen, pasa los inviernos entre A Coruña y Asturias y los veranos en Francia, al norte del Canal de la Mancha.










Con códigos numéricos, tenemos a 3109, anillada en el mismo lugar que las anteriores en 2018, enseguida dio varias observaciones yendo al Sur, por Francia y Asturias, donde sigue.












La gaviota 3378 también del mismo lugar, tiene ya 11 años, pero sólo fue el año pasado cuando se le añadió a la anilla metálica que portaba la anilla plástica, y desde entonces hizo recorrido sur, pasando por toda la costa francesa directamente hacia Asturias.










De procedencia francesa, una gran decepción, ya que solían verse docenas invernando en Gijón y este años los ejemplares controlados se cuentan por unidades. Por ejemplo, tenemos a RJV2, anillada en 2015 como pollo a orillas del Sena, y que ha recorrido ya varias veces el recorrido de la costa atlántica francesa en dirección a Gijón.



RP0K es otra francesa, anillada de pollo en 2016 en el Sena, y que sólo se ha vuelto a ver 3 veces, en sus cuarteles de invierno en Gijón.
















Pasando a gaviotas reidoras (Chroicocephalus ridibundus), pongo primero una que los anilladores no van a contestar. Contra la fama de serios de los alemanes, los anilladores de este proyecto no responden, lo cual es una pena y poco riguroso. Se trata de X97V, vista en el río Piles en Gijón.




Otra reidora anillada, de procedencia noruega, y vista decenas de veces, es JCR0, anillada de pollo en 2016 cerca de Oslo, y vista muchísimas veces en invierno desde entonces por Gijón, con un solo control a medio camino, en Holanda.










FN82735 es otra reidora, en este caso polaca, con la que finalizo la entrada. Un caso curioso, ya que, a pesar de la dificultad para leer las anillas metálicas, al verse bastante en el parque Isabel de Gijón, a muy corta distancia, hemos podido leerla varias veces, César, Aurelio y yo. Lógicamente, solo hay registros asturianos en invierno, sin saber a dónde vuelve en verano.

miércoles, 6 de febrero de 2019

Algunas gaviotas grandes anilladas de diciembre

Os dejo un recopilatorio con algunas de las gaviotas anilladas (no todas) que encontré en diciembre hasta las navidades. No incluyo gaviotas patiamarillas asturianas, porque se iría a muy extenso este reportaje.
Empiezo con una gaviota sombría (Larus fuscus) muy conocida en la playa de San Lorenzo de Gijón, es J431H, ya la hemos visto tropecientas veces, viene de Bergen, anillada en 2015, desde el otoño de 2016 se la ve en invierno por aquí, con alguna parada esporádica en Inglaterra, de camino.


Hablando de Inglaterra, varias de este país, por ejemplo RN4T, está anillada en el lejano 2011 en Essex, y lo desconocemos todo de ella hasta que recaló en Gijón.










Otras 2 inglesas, la primera es J+R, anillada de pollo en Bristol en 2015, decidió ese mismo año invernar en Gijón, donde se mueve por toda la ciudad visitando tejados de polideportivos, playas y parques cada invierno, volviendo a sus basureros favoritos en Inglaterra cada primavera.








Del mismo anillador, Peter Rock, tenemos a G+Z, contacta menos frecuentemente con nosotros, y fue anillada en Cardiff en 2017, de pollo, y posteriormente se ha movido en invierno por la costa central asturiana. Como detalle inusual (también es casualidad), fue vista en plena travesía marítima en alta mar en el Golfo de Vizcaya por el compañero David Díaz Delgado.





Holandesas, unas pocas, como esta gaviota sombría que vemos con frecuencia: 13. Anillada de pollo en Maasvlakte por Roland van Buijs, se vio innumerables veces desde entonces en el invierno de la costa central asturiano, volviendo al sur de Holanda en verano.





Del mismo anillador, 2C, es una sombría del mismo lugar y edad de anillamiento, y solo se conocen avistamientos en Asturias, los 2 últimos inviernos.









De Escocia, tenemos numerosas citas de 20W:C, anillada y rescatada en un centro de atención a aves enfermas por Iain Livingstone, que es tan simpático como escueto en sus indicaciones, por lo que poco sabemos de la vida de esta gaviota salvo que se la ha visto mucho por Gijón desde que la liberaron como juvenil en 2017 en Ayrshire.