lunes, 12 de marzo de 2012

Perdiendo la paciencia en Bañugues

Después de un fin de semana estupendo, en el que había dejado las muletas, y pude dar paseínos guapos, y visto cosas muy interesantes en cuanto a aves, que os iré poniendo poco a poco (hay buenas cosas que contar), hoy tocó regresar a la dura realidad: este pie mío no va.

La migración se está activando por completo, y me dirigí a Peñas a ver qué había. Por la carretera, espectaculares presagios: por todas partes, bandas de avefrías (Vanellus vanellus), pero era parar el coche, abrir la puerta, y echar a volar, no hubo suerte.

Después me fui a Bañugues, y allí fue el desastre, y es que una cosa es caminar por una acera, y otra bien distinta es caminar por terreno irregular, cada paso es un dolor.

Así que yo que presumo de moverme bien por estos terrenos, y de mis míticos acercamientos a las aves, allí estaba, espantándolo todo con mis torpes movimientos. Ni siquiera podía saltar los charcos, y tuve que volver a casa con los pies mojados. ¡Qué impotencia!

Intenté acercarme a un bando muy interesante de gaviotas, este que os pongo, en el que había una gaviota cana (Larus canus), la de la izquierda del todo, y luego varias gaviotas sombrías (Larus fuscus), y algunas patiamarillas (Larus michahellis). Una de las patis, con un rayado cefálico muy intenso, tamaño un poco más pequeño, y un manto subjetivamente más oscuro, estaba anillada en plástico verde. Intenté acercarme para tener acceso con el teleobjetivo a esta interesante anilla, pero lo único que conseguí fue espantarla, cosa que odio, parecía un pato mareado por la arena, cágüenla...

La sombría anillada ya era conocida: 3.N4, de Paul Veron, inglesa.










Me dolía bastante el pie, pero intenté buscar limícolas, que se movían un poco por todas partes, había varias decenas de ellos, pero la sensación de torpeza aumentaba y no podía acercarme adecuadamente, ni agacharme para pasar desapercibido, un fracaso total, ni siquiera podía verlos bien.
Localicé varios bandos de correlimos común (Calidris alpina) y algunos  tridáctilos (Calidris alba), más escondidos.

Y chorlitejos grandes (Charadrius hiaticula) había bastantes, me rodeaban pero ni intentaba hacer otra cosa que echarles malas fotos.






Para encima había otros ornitólogos con telescopios observando a las aves, y yo estaba enmedio de la línea visual entre las aves y sus observadores,a sí que debían pensar, con mis movimientos erráticos, y con los pies metidos en los charcos, que o me había tomado algo, o que era idiota (voto por lo 2º), así que opté por parar de dar la nota, coger la tangente hacia el coche y desaparecer sin más explicaciones.
Me dio tiempo de observar un solitario chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus).





Así que tengo que resignarme: esta migración la podré seguir desde donde pueda plantar un telescopio, pero no puedo seguir a las aves con los prismáticos y el tele, estoy demasiado patoso, yo añadiría que patético.

Menos mal que tengo fisio particular en casa, y que es comprensiva, y sabe decir las palabras adecuadas para calmar mis cabreos, si no ya estaría de esta lesión hasta las pe......s

Y si alguno de los que andaba hoy por allí se da por aludido, espero que disculpen el lamentable espectáculo de ver a un tío persiguiendo sombras aladas como si fuese Chiquito de la Calzada, lo lamento.

Paciencia...y buenos alimentos.

10 comentarios:

  1. Al menos se reirán bastante con tus comentarios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por desgracia, César, hay mucha gente que no tiene ningún sentido del humor, y mucho menos cuando se trata de reirse de uno mismo. Afortunadamente no soy uno de ellos, pero cada vez más gente se desayuna con litro y medio de zumo de limón. Lástima, creo que todos deberíamos tomarnos un poco menos en serio a nosotros mismos, y mucho más en serio a los demás.
      Si conseguí transmitir algo divertido con la crónica, algo se ha ganado, a pesar del dolor de pie que llevo encima...

      Eliminar
  2. bueno ivan otro dia sera
    mira por donde metiste el pie en agua con sal,ajajajajajajaja
    tienes que curar el pie y luego ya tendras oportunidad de pajarear
    curate
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, qué bueno, no, por falta de sal no quedó, igual hasta inventé la charcoterapia y empiezo una moda nueva.
      Habrá que telescopear y tomar caldinos...

      Eliminar
  3. Tranquilo hombre, dentro de unas semanas ni te acuerdas de tu pie, y si no al tiempo. En mayo ni te acuerdas. No merece la pena amargarse por algo que no deja de ser un pequeño trastorno; tómatelo con calma y no fuerces, a ver si la vas a liar. Está muy guapa La Villa, ya sabes que desde El Cierrón o Misiego puedes ver mil bichos casi sin moverte. (De todas formas si vuelves a Bañugues a perseguir gaviotas en tu estado, avisa, que queremos verlo!!). Es broma; ánimo.

    Nacho Noval.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasé de derrape en la curva, pero bueno, habrá que tomarlo con calma.

      Atento a mi próxima entrada, verás que bichos guapos pillé por Misiego, je, je...

      Eliminar
  4. Iván, yo tb. ando en el dique seco por culpa de un cartílago o algo así de la rodilla y sé lo que se siente perfectamente, más cuando llega esta fecha para las aves y ves que los días son de verano....

    En fin, recuerda que siempre, lo primero es tu pie o mi rodilla en mi caso, los páxaros ya irán-volverán por mucha rabia que nos de.

    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debería darme vergüenza, porque llevo 20 años dando esos consejos, a miles de pacientes míos, pero parece que en casa del herrero cuchillo de palo.
      Lo del cartílago, mal asunto, se de verdad es cartílago, pero tiene remedio.

      Eliminar
  5. Hola Iván. El del telescopio era yo. No te conocía, pero si lo llego a saber me acerco para saludarte. No te preocupes, después llegó un grupo de perros que levantó todo. Ya podían ser todos los visitantes tan respetuosos como tú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues debiste pensar que estaba borracho o que me había dado una embolia, porque llegó un momento que no sabía ni cómo ponerme para salir de la arena.
      Otro día me paro yo y charlamos, espero que tú si pillases a la pati anillada en verde.

      Eliminar

Me encantan tus comentarios, y además los necesito, pero para evitar los ataques de orcos, trols y pesadiellos, me veo obligado a moderar. Si formas parte de la buena gente, tu comentario saldrá seguro.