martes, 13 de marzo de 2012

Los rascones "de Miguel"

El sábado tenía ganas de ventilarme un poco, a mí y a la familia que los pobres estaban ya podres de verme en bata por casa, así que decidimos hacer la senda accesible que va desde Misiego a la playa de Rodiles.
Es una senda con tablas de madera, lisa y llana, perfecta para mi pie renqueante, además daban muy buen día y me apetecía sacar paisajes en la cámara.
Bueno, eso lo dejo para otro día, porque la mañana fue preciosa y merece una entrada propia.

Ahora voy a hablaros de los rascones (Rallus aquaticus), especie que había oído mil veces pero que nunca he visto, y siempre le tuve unas ganas...

Bueno, pues el amigo Miguel pilla fenomenal a unos rascones que se encuentran muy cercanos a esta senda, ya le había expresado la envidia que le tenía por verlos tan hermosos cuando a mí se me resistían...hasta este sábado, porque siguiendo sus indicaciones los encontré.








Juro que solo eché un vistazo rápido por si sonaba la flauta, porque hacía calor, eran las 12 y pico, no dejaban de pasar personas y perros, mi chiquillo (como siempre) iba dando voces, y yo, con el swing que me marco cojeando tenía un aspecto como de muñeca monster high colocada de orujo y sin peinar.
Pero contra todo pronóstico apareció uno, un poco lejano, y yo con el objetivo gran angular puesto en la cámara...fueron todo nervios y cagamentos, al final le eché unas fotos horribles y me dio tiempo a observarlo unos segundos a prismáticos.
¡Y yo ya era feliz!

Hasta que oigo un ruido a mi izquierda, como a 5 metros de mí, y veo al otro rascón, tan tranquilo, enfrente mío, y sin inmutarse. Casi me caigo de culo del susto, le metí un rafagazo a la 40 D que ni los fusilamientos del 2 de mayo.
Bajo "el arma", y allí sigue...








Y de hecho, allí siguió. Estuve 5 minutos echando fotos y observándolo sin falta ni de prismáticos, una de las cosas más raras que me hayan pasado con las aves, porque un bicho tan cauteloso y retraído para nada me esperaba que me diese esta oportunidad.







Inolvidable, y todo gracias a Miguel, sin sus descripciones, yo nunca me hubiese parado a atisbar entre la vegetación, y me los hubiese perdido. A partir de ahora para mí esta charca es la charca de los rascones.

Pude disfrutar no solo de un ave esquiva, también pude observar su comportamiento, sus movimientos rápidos y nerviosos, el picoteo incesante en busca de comida.









Realmente a veces te conformas con observar un segundo a un ave que no conocías, y te vas muy contento con el bicho en la cabeza. pero esto era algo más, creo que la combinación era perfecta...¡si hasta la luz para las fotos era estupenda!





Cuando me marché, porque no quería hacer esperar a la familia, allí seguía (el otro ejemplar estaba igualmente al descubierto, pero al fondo del regato, más lejos), y no se asustaba, estaba claro.

Y a la vuelta de la excursión, allí estaban de nuevo...increíble.

Pues nada, lo bueno de estos pequeños milagros es poder contarlos, y este así os lo cuento.

15 comentarios:

  1. Es increible los chididos que pegan... semejantes a un cerdito.Muy bien afotados.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tienen un "trino" que no se olvida, parez mismamente la matanza.

      Eliminar
  2. Pues enhorabuena Iván, tanto por las fotos, como por la experiencia que entendemos muy bien. Hay quien se olvida que en estas cosas es tan importante la vivencia, si no más, que el hacer las fotos. Claro que si luego haces fotos tan buenas como estas mejor :-). A ver si ese pie te va dejando en paz.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Wili y Colasina, cuando te cae algo del cielo sin haberlo previsto todavía es más prestoso, y no me los esperaba, y menos así de fácil

      Eliminar
  3. Estupendas fotos y la experiencia, el rascón es de todos los que nos asomamos a esa charca, es difícil que falle y ya nos trata como de la familia. A mí tampoco me ha pasado en otro lugar y como dices, con buena luz.
    No nos encontramos de casualidad, yo también he pasado el sábado por la Ría.
    Gracias por la mención, ya sabes que para eso estamos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Miguel, una pena no habernos visto, seguro que nos cruzamos el domingo en la mani.
      La mención es merecida, porque tú sabes que hay gente que en el mismo caso, encontrándose a un ave "difícil" en un sitio en particular, se lo hubiese callado para él, y no fue tu caso en absoluto.

      Eliminar
  4. muy buena serie de rascón
    enhorabuena seguro que lo disfrutaste un montón
    cuando por primera vez ves al ave que tanto deseas es mágico al menos para mi
    las fotos muy guapas
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí que lo disfruté, Ángeles. Era un bimbo raro, porque llevaba años sabiendo dónde estaban varios ejemplares, sin ir más lejos los del parque Isabel, pero no los veía ni a tiros, y cuando al fin los ves, y tan fácil, sí que tiene algo de magia.

      Eliminar
  5. Es que Miguel, buen compañero, los tiene amaestrados...
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no amaestrados, desde luego sí que "educados", solo les faltó bailar el xiringüelu para la cámara, jeje...

      Eliminar
    2. Como en el refrán, je, je..."Pa un rascón que amaestré, me llamaron..."

      Anda, que igual hay quien se lo cree, casi nada, domesticar un rascón, aunque bien pensado, como despertador, los gruñidos, tienen su punto...saludinos, Miguel.

      Eliminar
  6. Buenas fotos.

    Pues al final no coincidimos todos de milagro, nosotros también estuvimos el sábado por allí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaba aquello lleno de gente, nosotros fuimos muy tarde, por eso fue aún más suerte encontrarse los rascones, porque ya no eran horas para los bichos.

      Eliminar
  7. Enhorabuena Iván, el que la sigue la consigue, y con un poco de ayuda mejor...

    ResponderEliminar

Me encantan tus comentarios, y además los necesito, pero para evitar los ataques de orcos, trols y pesadiellos, me veo obligado a moderar. Si formas parte de la buena gente, tu comentario saldrá seguro.