domingo, 3 de noviembre de 2019

Soria también existe

No conocíamos Soria capital, y he de decir que nos gustó mucho. Siendo la capital de provincia más pequeña (tiene la población de mi barrio) nos e siente que estés en un pueblo, ni mucho menos, y cuenta con todo lo que denomina a una capital, además de un registro de historia y cultura que ya quisieran otras grandes ciudades. Y además muchas cigüeñas blancas (Ciconia ciconia), que también es un aliciente...












La concentración de iglesias es tremenda y parece increíble, en cada esquina ves una diferente, sin duda me quedo con la gran iglesia románica de Santo Domingo, del S. XII. Aunque tiene añadidos posteriores, sigue siendo bellísima.





Ya al entrar, aun mejora, impresiona tanto por fuera como por dentro, esas pilastras macizas y sencillas lo dejan a uno anonadado.











El gótico que se adivina en gran parte del templo, aporta un toque más moderno pero no desprestigia la sensación general de serenidad. por desgracia, las capillas, incluida la mayor, son renacentistas del S. XVI, y desafinan un poco, aun siendo muy hermosas.












La catedral, bueno, hay que decir que es concatedral, ya que la sede real es la del Burgo de Osma que vimos en la anterior entrada del blog. Un templo también muy interesante, que sufrió varias vicisitudes que hicieron que del templo románico del S. XII sobreviviese muy poco, y tras un derrumbamiento, se optó por sustituir gran parte de la Colegiata por estilo plateresco, como vemos en su interior en las bóvedas de este estilo, del S. XVI.









No sabemos cómo hubiese sido este templo si hubiese quedado como el original, pero esta Colegiata de tipo  salón, sin diferencia de altura entre las 3 naves, tiene un aspecto muy interesante.





Además de las decenas de iglesias en la ciudad de Soria, hay un listado de arquitectura civil que dice mucho de la importancia patrimonial de la ciudad, destaco, por ejemplo, el Ayuntamiento, en el Palacio de los Doce Linajes, arquitectura del S. XVI. lo encontramos, como es lógico, en plena Plaza Mayor.







Otro gran ejemplo es el Palacio de los Condes de Gomara, del S. XVI, renacentista por tanto. Actualmente es el palacio de Justicia, enorme, más de 100 metros de fachada principal.










Ya en las afueras, en un precioso paseo, nos encontramos con la Ermita de San Saturio, del S. XVII, barroco, encastrado en una ladera del Duero, un paisaje magnífico.

En definitiva, una lástima el aislamiento y el despoblamiento actual de Soria, ya que cuenta con elementos suficientes para ser una ciudad atractiva, tranquila y plenamente satisfactoria para el visitante, a nosotros nos encantó.

1 comentario:

Me encantan tus comentarios, y además los necesito, pero para evitar los ataques de orcos, trols y pesadiellos, me veo obligado a moderar. Si formas parte de la buena gente, tu comentario saldrá seguro.