jueves, 14 de marzo de 2013

Nieve y trabajo: mala combinación

Siempre me gustó la nieve, pero cuando me fui a trabajar al Suroccidente asturiano, con 2 meses de nieve continua, y 3 horas de coche al día, dejó de tener bastante encanto.

Hoy, esta vez de camino a Oviedo, volví (al final de la mañana) a disfrutar de la maravilla de la nieve en cotas bajas, del sonido de los pies en la nieve y del silencio del paisaje nevado, sin moverme de mi lugar de trabajo.

Pero también sufrí la incomodidad física de permanecer 2 horas y media en el coche para recorrer 30 kilómetros de autovía, y sobre todo, la incomodidad psicológica de ver cómo a estas alturas de siglo una vía de alta capacidad se colapsa con menos de 3 centímetros de nieve.
Seguimos en el 3er Mundo, pero los gestores que hacen que estas cosas siempre salgan mal y de manera chapucera e improvisada siguen cobrando sus sueldos de 1er Mundo, y creyendo que lo hacen bien.
video

Caminamos hacia la excelencia







2 comentarios:

  1. Tienes toda la razón... Ayer se suspendieron las clases en la Universidad y por supuesto en muchos colegios.Esto es de locos.
    No me gusta la nieve, y la he vivido y disfrutado en Avila,pero hay que ver los destrozos que su peso ha hecho sobre montones de árboles. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. La nieve no es para las ciudades ni para el ritmo moderno, mucho menos en un país que no está acostumbrado a ella.

    ResponderEliminar

Me encantan tus comentarios, y además los necesito, pero para evitar los ataques de orcos, trols y pesadiellos, me veo obligado a moderar. Si formas parte de la buena gente, tu comentario saldrá seguro.