lunes, 23 de enero de 2017

Aguja colipinta vs angula, un combate igualado.

Sigue con nosotros la aguja colipinta (Limosa lapponica) que lleva el invierno con nosotros en Gijón.












No para ni un momento, y como es muy tolerante a la presencia humana (lo llevaba crudo si no fuese así, invernando en la playa principal de una ciudad de 1/4 de millón de habitantes) se pueden disfrutar todos sus (normalmente exitosos) lances de caza.









En esta ocasión os traigo un vídeo en el que localiza a una angula (Anguilla anguilla), y le cuesta una barbaridad tragársela (acabo comiéndosela, claro). Cualquiera que haya tenido una angula viva en la mano (hasta hace poco algo que cualquier chaval en Asturias había hecho, había muchas en la costa, mucho tiempo libre y 0 pantallitas) sabe lo muchísimo que resbalan y lo que serpentean.







Espero que con esa rica dieta aguante todo el invierno y que la sigamos disfrutando con salud.








domingo, 22 de enero de 2017

Enternecedor

Como especie somos únicos, y capaces siempre de lo peor y de lo mejor en igual medida.
En una visita a Bañugues me encontré esta estampa: Una familia hecha con restos de basura que deja la marea. Da mucho que pensar: el contraste entre la capacidad para sacar una sonrisa con una actuación muy artística y emocionalmente creativa, y la tristeza de estar envenenando el único paisaje que tenemos, y lo poco que hacemos por solucionarlo.
Si tuviese que definir la época que estamos viviendo esta imagen me valdría.

sábado, 21 de enero de 2017

¿De dónde habrá salido?

Nos quedamos de piedra César y yo cuando en una salida por el parque fluvial del Piles, en Gijón, vimos en una isleta del río una tremenda y hermosísima calabaza, solitaria, colgando.












Investigando un poco, se trata de la calabaza de cabello de ángel (Cucurbita ficifolia), bastante resistente al frío y cultivada desde sus ancestros en los Andes para hacer dulces. Me imagino que la planta enraizó en la isleta y se las arregló para trepar, captar la luz a través de los alisos, florecer y obtener un único pero enorme fruto. Curioso.


jueves, 19 de enero de 2017

Lúganos: Cada vez menos.

En los censos que hago para el programa SACIN de la SEO he constatado este año que ha sido muy escaso el lúgano (Carduelis spinus) en el recorrido habitual que hago por entornos óptimos para la especie en Gijón, en tramos arbolados con alisos del río Piles.









Después de una década siguiendo el mismo recorrido, ya sé casi con seguridad en qué árboles van a aparecer, y este año, en las dos visitas, por desgracia, en vez del alrededor de un centenar en buenos años, o unas cuantas decenas, uno normal, me he encontrado con una veintena en total.








Podemos argumentar que las 2 visitas fueron anteriores a esta ola de frío, que posiblemente haya reclutado más ejemplares, pero la tendencia es clara año tras año.










Queda bastante claro, las razones se las dejo a los científicos, pero algo tendrá que ver con los inviernos tan templados que estamos teniendo, midiéndolos de manera global, no teniendo en cuenta episodios puntuales de frío como el actual.



Así que me temo que va a ser uno de los pájaros que veamos descender con el cambio climático, lo que nos impedirá disfrutar de las prestosas hazañas de equilibrio mientras buscan semillas de aliso (y de paso haciéndonos crujir dolorosamente las cervicales).
Os dejo un minivídeo, menuda actividad tienen los lúganos, pero se ve mucho mejor cuando son decenas los pájaros que comen al unísono en un solo árbol, eso sí que es un espectáculo.



lunes, 16 de enero de 2017

Alca y alcaraos por Lastres

El día de navidad le hicimos un requiebro a la gripe familiar para acercarnos a Lastres, donde disfrutamos de la presencia de un alca (Alca torda), la primera que veíamos en puerto este invierno.








Aunque no se acercó demasiado y la disfrutamos poco, con el invierno tan flojo de bichos que llevamos en Asturias nos supo a gloria.











Especialmente a la peque, que vio a su primer "pingüino".










Os dejo un vídeo malo, no paraba ni un segundo.















Había paso en alta mar, y vimos varios grupos grandes de "alcaraos" (álcidos que no se pueden identificar a esta distancia como alcas o araos). De estos sí que vimos mucho este invierno.






También a los omnipresentes alcatraces (Morus bassanus), pasando muy lejos.








En el precioso puerto, además del alca, algunas cosas interesantes.















Un martín pescador (Alcedo atthis) invernante.


















Una lavandera blanca enlutada hembra (Motacilla alba yarrellii).









De gaviotas, muchas patiamarillas locales (Larus michahellis lusitanius), ésta de 1er invierno pescó en los pantalanes una estrella de mar.














La estudió por arriba y por abajo pero no dio con la manera de zampársela.











Un gavión atlántico adulto (Larus marinus), con mucho negro en el pico.












Y una lejana gaviota con pinta de argéntea (Larus argentatus) de 1er invierno, sin confirmar.












Aunque el espectáculo estaba, como siempre en Lastres, en el paisaje, ya sea mirando a los lejanos Picos de Europa, que con el ultrazoom nos dejaba a Torrecerredo al alcance de la mano...









...o delante mismo, para mí Lastres, junto a Tazones y Cudillero es lo más...


jueves, 12 de enero de 2017

Negrones comunes

No es que sea novedad, pero a falta de cosas más interesantes en la Bahía de Gijón, se agradeció poder ver a corta distancia en las últimas semanas a varios ejemplares de negrón común (Melanitta nigra), en mi caso todos los que vi eran hembras.










En el Musel, con César Fernández, pudimos disfrutar relativamente cerca de 3 ejemplares que se zampaban los ricos moluscos y crustáceos del puerto.









Aprovechaban las boyas repletas de mejillones para zambullirse y comer.









Expertas buceadoras, era raro verlas a las 3 en superficie, casi siempre había alguna abajo.











Teníamos claro cuál era la distancia de seguridad para no espantarlas, y a cambio estuvimos un buen rato disfrutando de sus andanzas.
















Incluso cayó algún mal vídeo.















Por otra parte, frente al Rinconín se vieron varios negrones comunes durante varios días, cuando ya las relocalicé también estaba con César Fernández, que parece que me da suerte.









Este ejemplar en concreto, con cuello y cara bien claritas.

miércoles, 11 de enero de 2017

Festival de la anilla otoñal (y IV)

Finalizo con gaviotas reidoras (Chroicocephalus ridibundus) y charrán patinegro (Sterna sandvicensis). Aunque se ven bastantes en paso e invernada de estas dos especies, el esfuerzo de anillamiento es mucho menor, y cuesta mucho encontrar ejemplares de ambas especies anillado.
Empezando con reidoras, la más reciente, del día de nochevieja, es X7V3, alemana anillada este verano del 2016 en la enorme colonia (9.000 parejas) que hace el estuario del río Elba en la frontera con Polonia. La vi en la playa del Arbeyal.



Hablando de Polonia, también volví a ver el otoño del 2016 a T5RA, reidora polaca muy seguida en sus 5 años de vida que parece seguir la ruta en 2 direcciones diferentes según el invierno, por la costa atlántica o la mediterránea francesa. A esta la vi en la ría de Avilés.











Finalizo con una lectura incompleta de una anilla metálica larga de un charrán patinegro, incluso con mi nueva cámara y su superzoom fue imposible leerla entera, aunque sí lo suficiente para saber que con mucha probabilidad es de procedencia alemana. Visto en la playa de San Lorenzo de Gijón.

domingo, 8 de enero de 2017

Festival de la anilla otoñal (III)

Llegamos a lo más interesante, las gaviotas cabecinegras (Larus melanocephalus). Aunque no pude salir mucho, y desde luego no le llego a la suela de los zapatos al rey de la anilla cabecinegra, César Fernández, pude disfrutar de bastantes anillas, os dejo unas cuantas, que no todas, que daría para una entrada todavía más larga. Vistas todas por la bahía de Gijón. Empiezo de más lejos a más cerca, con las polacas, como por ejemplo PPT1, anillada en 2014, y que hasta que la vimos César y yo, no había sido localizada.




Húngaras, otras cuantas, como por ejemplo, HRR6, anillada hace 9 años y que fue vista a cuentagotas estos largos años entre Hungría y Galicia.









Alemanas, un puñadín, son menos numerosas que las francesas o belgas, pero nunca faltan, por ejemplo, AKHH, tiene 11 años al menos, y los últimos 8 vuelve a Asturias cada invierno.











También alemana AEYR, prácticamente mismo historial que la anterior, veterana con decenas de avistamientos entre Francia, Alemania y los inviernos asturianos desde el 2009.











Menos historial tiene AKCZ, que con 5 años de edad ha seguido fielmente la ruta migratoria occidental: De Alemania a Holanda, Bélgica, recalando puntualmente en Inglaterra, para pasar estancias más largas en Francia y finalmente pasar los inviernos diseminada por toda la costa cantábrica, de Cantabria a Galicia.









Pasamos a las cabecinegras anilladas en el Benelux, muy abundantes, empezando por 3ALE, la vimos unas cuantas veces, recién estrenada la edad adulta, es el primer invierno que estaciona en Asturias y se la ve con frecuencia.






3S61 es otra belga, con seguridad la más veterana que yo haya visto, nada menos que 19 años, y sigue invariablemente el camino entre su área de cría en Bélgica, hacia la invernada en el Cantábrico, la localizó hace 14 inviernos César Álvarez Laó y desde entonces es habitual. La hemos visto un montón de observadores de cabecinegras, y en su listado de 228 avistamientos prácticamente estamos todos los que en algún momento le hemos dedicado tiempo a las cabecinegras en Europa Occidental, una especie de enciclopedia con plumas, vamos.




32A9, otra belga, tiene un historial muy curioso, los primeros inviernos los pasó entre Ceuta y Cádiz, en el Estrecho de Gibraltar, pero este lo ha pasado con nosotros, siendo vista varias veces por César Fernández, Julián Rufino Gómez y por mí. Se ve que este año le apetecía variar de vacaciones de invierno, a ver el año que viene qué decide.









Y vamos con las últimas, y muy abundantes, francesas, el esfuerzo de anillamiento del equipo de Renaud Flamant y Camille Duponchhel debe haber sido bárbaro porque casi levantabas una piedra y te aparecía una cabecinegra con anilla verde y una "R", impresionante las que ha visto César Fernández este invierno. Yo vi menos, pero alguna os la traigo aquí, por ejemplo, R33V, 6 años y muy viajera, entre Francia, Inglaterra y Portugal, primer invierno que la avistamos en Asturias.

RC8X es como veis por sus primarias, un 2º invierno, y este precisamente 2º invierno lo pasa con nosotros.















RH3T es el mismo caso que el anterior.









RH7K, echadle un ojo a las primarias: misma edad, mismo historial: no sabemos por dónde pasó su 1er invierno, el 2º recaló en Asturias.

Acordaos que estas gaviotas son muy viajeras, y el que hayan pasado unos días en Asturias no significa que no hayan viajado después a lugares mucho más lejanos, como Portugal o Marruecos, o incluso Mauritania y Senegal.
Aquí en Asturias, sencillamente, somo más controlándolas.







RJ6R, posiblemente, haya sido la cabecinegra más vista este invierno en Gijón, empezó viéndose en muy mal estado, posiblemente con una herida en la garganta, y al cicatrizar, le ha quedado una especie de "barba" o "boa" de plumas de lo más peculiar, que la identifica a distancia.









Yo nunca había visto nada ni parecido. Esperemos que cure del todo esta gaviota "hipster".












RL29, una gaviota con historial corto de registros entre Francia, Portugal y Asturias, en fechas que no indican claramente dónde se movió en sus 4 años de edad.











RRH4 es otra francesa de 2º invierno con destino desconocido en su 1er invierno.














RRJ3, sólamente registrada por César Fdez y por mí tras su anillamiento hace 2 años.













RRJ6, que como veis tiene el código de la misma serie de la anterior, anillada el mismo día y mismo lugar,  sí que fue localizada su 1er invierno en la costa portuguesa. No la hemos vuelto a ver desde noviembre, así que es probable que ahora mismo esté allí y que estuviese de paso unos días en Asturias.








RRX3, que no me dio tiempo nada más que a leer la anilla y escaparse, otro 2º invierno sin registros el invierno pasado.
















RTA5, al contrario, bajó en su primer invierno hasta Málaga.











RTP0, curiosamente, parece haber pasado su 1er invierno casi en el mismo lugar que nació, en Francia, lo que sería extraño, ya que por lo general, las aves muy jóvenes suelen ser muy viajeras.














Finalizo con RU0X, como veis por las plumas, un 1er invierno, que sólo recaló un día en Asturias, ¿dónde andará ahora?