domingo, 4 de diciembre de 2016

Bichos por Zeluán

No me estoy prodigando demasiado por Zeluán, y es que por desgracia el otoño está todavía muy flojo, y así no llegan invernantes, pero algo se puede ver cada día.













Sigue la espátula (Platalea leucorodia) joven por aquí, parece claramente enferma o herida, una pena.


















También siguen llegando garzas reales (Ardea cinerea), y aumentando el número de cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo) invernantes.





De limícolas, bastante variado, empezando por el más grande, el zarapito real (Numenius arquata).











Aquí lo vemos en movimiento, capturando cangrejos entre las rocas con precisión quirúrgica.













Su pariente el zarapito trinador (Numenius phaeopus) tiene aspecto de estar pasando mucho frío.












Igual que el archibebe claro (Tringa nebularia).














La aguja colipinta (Limosa lapponica) se hace también la bola, aunque no se aprecie aquel día arreciaba la lluvia.










El chorlito gris (Pluvialis squatarola), haciendo la estatua, no nos sorprende esta postura en un ave con una capacidad de mimetizarse extraordinaria, aunque no contra el fondo de la arena.









El andarríos chico (Actitis hypoleucos), al contrario, siempre está en movimiento.














Parecido a los incansables vuelvepiedras (Arenaria interpres).










Los escasos en comparación con otros años por estas fechas correlimos comunes (Calidris alpina) ya tienen todos su plumaje aburrido invernal.
A uno de ellos lo vi caerse al agua después de un tropezón un tanto cómico, y salió del agua sin despeinarse.








Termino con este otro pequeño, el martín pescador (Alcedo atthis), que nos deleitó con su ritual de limpieza.


















Le vino bien, ya que unos segundos después, tras capturar un pequeño pez, una gaviota reidora lo persiguió, obligándole a meterse bajo el agua para escapar.



martes, 29 de noviembre de 2016

Agachadizas comunes a patadas por el Cierrón

Nunca había visto tantas agachadizas comunes (Gallinago gallinago) por el Cierrón.









Sabía que tenía muchas delante, pero no fue hasta que un esmerejón en paso rasante las puso nerviosas que pude ver que eran varias decenas, por toda la charca.








En movimiento frenético.















El día estaba muy gris y lluvioso, pero fue ideal la soledad del observatorio, con mucho silencio, para poder disfrutar de estas aves tan bonitas.









En vídeo aún enamoran más.















Además de gachas, también eran abundantes en la charca del observatorio las cercetas comunes (Anas crecca).








Otra especie de pato espectacular cuando se puede observar a placer y cerca, como era el caso.













De otros bichos, en el pórreo, bastantes limícolas, principalmente avefrías (Vanellus vanellus).






También algunas agujas colinegras (Limosa limosa), archibebes comunes (Tringa totanus) y claros, y bastantes correlimos comunes.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Cucharas por el Parque Isabel

En los últimos años, por varias semanas se vieron grupos a veces bastante grandes de cucharas europeos (Anas clypeata). Parece que este invierno no va a ser una excepción.












Como esta hembra, cuyo pico no pasa desapercibido, sobre todo si lo comparamos con las anátidas "normales" del parque.









Los machos son muy vistosos, y no pasan tampoco desapercibidos con esos colorinches.

sábado, 26 de noviembre de 2016

Gaviota piquituerta

Curvirostra, habría que llamar a esta curiosa gaviota sombría (Larus fuscus) que pude ver en el Parque Isabel a principios de este mes.












Parece tener un filamento alrededor del pico, pero no creo que esta sea la causa de la deformidad.














Por desgracia, aparecen todos los años muchas gaviotas con deformidades extrañas en el pico.

















Indudablemente tiene que molestarle para alimentarse, pero si ya ha llegado a su 2º invierno, es posible que sobreviva.












miércoles, 23 de noviembre de 2016

Martín pescador de pedreru

Todos los años al llegar el invierno aparecen bastantes martines pescadores (Alcedo atthis) en las costas asturianas.














Al contrario que en verano, época en la cual frecuentan los ríos y lagos, en invierno pescan, con mucho éxito, doy fe, en los charcos de marea, y se pasan el día escudriñando el territorio desde las rocas de la rompiente.











Este macho parecía estar muy cómodo en el Rinconín de Gijón, aunque en cuanto apareciese alguno de los ejemplares de su especie en su territorio, ya la tendríamos liada: son muy territoriales y se persiguen con saña entre ellos.

domingo, 20 de noviembre de 2016

Bisbitas en la niebla

Acabé en el observatorio de Salías, en Castropol, uno de esos numerosos días de niebla del último mes, y aunque no pude ver a las aves de la ría, sí pude ver a los numerosos pájaros que llegaban cansados a la orilla a mi lado.















Los más numerosos, y los que más abatidos parecían, eran los bisbitas pratenses (Anthus pratensis), tan cansados llegaban que se ponían a escasos metros a descansar.













Descansaban unos minutos, e, inmediatamente, a comer lo primero que encontraban.













Iban llegando de uno en uno para después organizar pequeños grupos.














También apareció un par de verdecillos (Serinus serinus), en principio pensé que eran lúganos, pero no.













Estos sí que comían mucho y rápido, parece mentira con ese pico tan mínimo.












Os pongo un pequeño vídeo de tan frenética actividad.














Desde luego recargaron lo suyo en los minutos que me acompañaron.















La pareja local de colirrojo tizón (Phoenicuros ochruros), prefería picar algo por el pedrero.









Varias cornejas negras (Corvus corone) encontraron enseguida qué comer también entre los charcos de la marea.




Los que luego dicen que las zonas húmedas son ciénagas sin vida, a mí me da la risa como a la corneja.











Y nada, no despejó la niebla, había muchas acuáticas a lo lejos, entre ellas espátulas (Platalea leucorodia), pero poco se pudieron disfrutar.



domingo, 13 de noviembre de 2016

Gaviota tridáctila en San Lorenzo

Entre las muchas alegrías que nos va dando a los habituales la desembocadura del río Piles entre la Playa de San Lorenzo y el Rinconín de Gijón, una fue encontrar a un ejemplar joven de gaviota tridáctila (Rissa tridactyla).








No es la primera vez que veo a esta especie aquí, pero sí de esta edad.










Llamaba mucho la atención por su tamaño superior, el pico negro, la mancha a lo largo del ala, y por sus tan cortas patitas negras.












Con todo, las gaviotas reidoras (Chroicocephalus ridibundus) la aceptaron perfectamente, y convivieron toda la tarde tranquilamente.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

Chorlitos dorados por el Cabu Peñes

Llegaron de la nada los chorlitos dorados (Pluvialis apricaria), seguramente en paso, aprovechando los rastrojos de los abundantes sembrados de la rasa.









Venían precedidos por un bandito de avefrías (Vanellus vanellus), que aguantaron mucho menos en tierra.








En cuanto se posaron, movimiento incesante, no se paran quietos.







Si no lo creéis, podéis ver el vídeo:














Cuando me marché, allí quedaban.











Con un plumaje tan dorado y contrastados, sería fácil pensar que era fácil verlos, pero no, son muy crípticos.








Siguiendo por la rasa de cabo, algunos migrantes recién llegados, como los abundantísimos bisbitas pratenses (Anthus pratensis).











Los residentes, totalmente ajenos al movimiento frenético de los migrantes que entraban. Muy tranquilos los cernícalos vulgares (Falco tinnunculus).











También los colirrojos tizones (Phoenicurus ochruros), con el mar 100 metros debajo.












Pude ver a unas cornejas molestando a un esmerejón, que a su vez molestaba a un aguilucho lagunero: el mundo al revés. La rasa costera da para mucho.









Aunque al final me llevé un disgusto con las extensiones de Carpobrutus sp. Una de las peoras invasoras del litoral en Asturias.










Ocupando ya demasiado espacio.