domingo, 19 de noviembre de 2017

Hongos "alienígenas"

Fue toda una suerte poder observar en la misma mañana de excursión por la senda del río Ñora a los 2 hongos australianos que llegaron como exóticos hace décadas a Europa. En Asturias cada vez son más abundantes y siempre llaman la atención. Mi favorito es este Clathrus ruber. Su arquitectura es fascinante.








No menos espectacular es el Clathrus archeri, aunque su forma de pulpo extraterrestre despierta los instintos más bajos y suele acabar como este ejemplar, medio estrapallado.

jueves, 16 de noviembre de 2017

A Socellares desde León

El lado leonés del puertu Ventana, a pesar de estar a unos pocos kilómetros de Asturias, es un paisaje bien diferente.

Sus relieves son mucho más redondeados que los agrestes picos que dejamos en Asturias, y eso hace que cambie mucho también la vegetación, con plantas no tan frecuentes en nuestra provincia, que aquí abundan, como el peral silvestre (Pyrus cordata).
Cometí el error de probar una de las peras de este arbolito, era puro tanino y me secó boca y garganta la mitad de la excursión.
Según íbamos subiendo, se abrían las vistas y los árboles, con sus hojas doradas de mediados de octubre, formaban una paleta de color espectacular.
Las orlas de escaramujos de los rosales silvestres (Rosa sp.) también son muy típicos de este ecosistema.
Comida en abundancia en un otoño muy pobre en otros frutos.
Dejando atrás las Invernales de Cuspasante, el paisaje se afea considerablemente. Por desgracia la minería de carbón dejó aquí sus huellas, en forma de despoblamiento masivo cuando cerraron las últimas minas, y en forma de paisaje desolado en medio de un paraíso. Nadie se tomó la molestia de devolver al paisaje el esplendor que seguramente atesoraba antes de empezar a extraer carbón. Por entonces la restauración del paisaje ni se contemplaba.
Cuidando las casas aisladas este enorme y precioso ejemplar de mastín leonés, una maravilla con cara de bueno hasta que empezaba a ladrar y te ponía los pelos de punta.
Dejar un mastín de unos 70 kilos de peso en medio del único camino, aún siendo como en este caso, un cachorrón con más voz que peligro, no deja de ser un problema en especial para los que (no es mi caso) tienen pánico de estos perrazos. A mí me encanta el aspecto, la inteligencia y la función de esta raza de perros, ojalá la ganadería volviese a ser lo que era antes y se llenase el monte con sus ladridos, habría menos polémicas con el lobo y más pastores (y menos incendios) en la montaña.




Ya a la altura del Peñón de Ventana, casi llegando a la raya con Asturias, el paisaje se vuelve maravilla pura. Hacia León, Morronegro y la Babia.


Hacia la Cordillera Cantábrica, el Macizo de Ubiña. desde los Huertos del Diablo al Norte hasta Peña Ubiña al Sur.

A estos 1.650 msnm se enrarece la vegetación arbórea, y sólo quedan los más resistentes, los árboles de altura, como el abedul cantábrico (Betula celtiberica)...
...el mostajo (Sorbus aria)...
...o el pudio (Rhamnus alpina).
Esta transición menos pindia que en Asturias del valle a la cima deja estampas de lo más guapas. Del valle a los Fontanes, casi 1.000 m de desnivel en una sola foto.
Nos dimos la vuelta por cansancio de los acompañantes antes de llegar a nuestro objetivo, enlazar con la Vega de Socellares, ya en Asturias, camino del Colines, otra montaña mítica.








jueves, 9 de noviembre de 2017

Garcetas comunes impasibles.

En sus cazaderos habituales en el estanque del parque Isabel de Gijón las garcetas comunes (Egretta garzetta) se ganan la vida atrapando gambusias con gran paciencia y dedicación.











Tanto, que apenas hacen caso a cualquier otra cosa de alrededor, incluido a las pocas personas que pasamos a esas horas por el parque.















La actividad le da a la garceta unos réditos muy buenos, siempre acaban pescando un montón de pececillos.







En este caso la pausa y la calma tienen premio.

martes, 7 de noviembre de 2017

Liebre en Cabu Peñes

Me prestó mucho poder ver y seguir un rato a una liebre común (Lepus europaeus) en Cabu Peñes. Esta especie de liebre, la más amenazada en Asturias de las 3 especies de liebres hace tiempo que está en retirada, por no decir en extinción en Asturias, y aunque sus últimos reductos en la rasa de Peñes fueron salvados gracias a reintroducciones, sigue siendo un mamífero raro y además esquivo. La vi agazapada, le eché una foto, que como veis fue un fracaso por culpa de la flor que estaba delante y en la que enfocó la cámara, y luego echó a correr hasta desaparecer entre la hierba alta.

¿Que no la veis? No me extraña, es muy difícil, y en una foto fuera de foco, más. Os la pongo aquí esquematizada.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Rezagados y recién llegados al Cabu Peñes

A principios de octubre, en una mañana propicia, todavía se encontraban en paso postnupcial por Cabu Peñes algunos pájaros despistados, los útimos de un gran número de migrantes que hicieron escala temporal aquí, camino de África.








Este torcecuello (Jynx torquilla) fue el más peculiar de los que observé aquel día, por desgracia ya no sólo es difícil verlo en época reproductora en Asturias. También se está rarificando mucho en paso.












Otra que iba muy atrasada era la tarabilla norteña (Saxicola rubetra).












Madrugar mucho permite ver en directo cómo entran desde la mar los invernantes, como estos cansados bisbitas pratenses (Anthus pratensis)...











...y mosquitero común (Phylloscopus collybita).













De estos bisbitas, decenas por toda la rasa.











A primera hora son menos tímidos.









Los mosquiteros comunes que veremos todo el invierno aquí toman posiciones.













Llegan también bandos de centenares de jilgueros (Carduelis carduelis).













No tan abundantes, pero otros fringílidos como los verderones comunes (Chloris chloris) aumentan en mucho el contingente de esta especie que se reproduce en menos número que inverna.














Los chorlitos dorados europeos (Pluvialis apricaria), por su parte, vagarán durante todo el invierno, apareciendo o no dependiendo de muchos factores como la nieve, la abundacia de predadores o las molestias.







Los paseriformes residentes, por su parte, se preparan para el invierno. Algunos frioleros, como el buitrón (Cisticola juncidis) lo pasará muy mal si el invierno es crudo.












Otro termófilo de reciente expansión en el Cantábrico, la curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala) se aprovecha de la benignidad de los últimos inviernos para progresar de año en año espectacularmente.










Ya es raro ver a esta especie subida a un pino, pero esta hembra estaba muy a gusto en las alturas.












.El chochín (Troglodytes troglodytes) ni se inmuta y sigue más o menos espídico todo el año.













Al estilo del cuervo (Corvus corax) que aguante lo que le echen.







Los colirrojos tizones (Phoenichuros ochruros) prosperan en este hábitat año tras año.













Y algunos pájaros residentes, como el acentor común (Prunella modularis) incluso sacan una última puesta tardía que da pollos emplumados parcialmente, como este.

sábado, 4 de noviembre de 2017

Las últimas collalbas grises

A principios del mes de octubre todavía se veían collalbas grises (Oenanthe oenanthe) en paso por Asturias, ésta recaló en el Rinconín de Gijón.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Vuelvepiedras: Un centenar por Gijón

No es su mejor cifra (yo ya tengo contados más de 225 el mismo día), pero para ser comienzos de temporada, ver una agrupación rondando los 100 ejemplares está muy bien.












Esperemos que llegando el frío aumente el contingente.












Tenían cara de cansados.














Un viaje desde Groenlandia, Islandia o Canadá no debe ser precisamente relajado, ojalá les demos este invierno buenos alimentos y el descanso necesario.

jueves, 2 de noviembre de 2017

400 garcillas bueyeras en el Parque Isabel.

Hace pocos años, la presencia de varios centenares de garcillas bueyeras (Bubulcus ibis) en el Parque Isabel de Gijón hubiese parecido algo imposible.

















Pero después de varios años de constante subida de la población en todo el país, con una rápida expansión, ya tenemos establecida una población de casi 400 ejemplares en el dormidero del parque.









Es todo un espectáculo madrugar fuerte para verlas desperezarse en la isla central del estanque, y poder contarlas.







Si no, sacarles un vídeo es otro modo, es muy importante recordar que hace menos de 5 años la población era un 10% de la actual.














Por la parte trasera se puede ver el resto del contingente.











No es de extrañar que sea ya una estampa habitual ver a estas garcillas acompañar a las cabezas de ganado del concejo, ganándose se sustento en toda la campiña de los concejos de Gijón y Villaviciosa, por donde van desperdigándose durante la mañana.








A última hora de la tarde vuelven a juntarse en una línea imaginaria que conecta Granda, en el periurbano gijonés, y este islote, que si juntamos garcetas comunes, garcillas bueyeras y en invierno estorninos pintos, cormoranes grandes, garzas reales, pinzones vulgares, urracas y tórtolas turcas, llega a juntar bastante más de 10.000 aves cada noche.