jueves, 16 de enero de 2014

Por el Arbeyal (II): Zampullines cuellinegros.

Pues también vimos 4 zampullines cuellinegros (Podiceps nigricollis), deambulando por toda la ensenada, a su estilo: unos segundos sobre el agua, y unos minutos por debajo.









Lo que hace muy complicado el proceso de seguimiento, y te vuelve un poco loco si los buscas con el telescopio.










A prismáticos y teleobjetivo, la cosa se simplifica en teoría, porque además se mueven constantemente y les cuesta darte el perfil bueno.











Porque lo que todos esperamos es llegar a ver esos ojos sanguinolentos.










Sobre todo si se acercan tanto como estos: yo si no les veo los ojos rojo sangre, es que no están a suficiente distancia para hacer una foto curiosa, y estos a la vista está que se acercaron bastante.










Pero con bichos tan guapos, nunca es suficiente: seguiremos tentando a la suerte otro día.

6 comentarios:

  1. Esos ojos son únicos, qué preciosidad! Pero tienes razón, hay que sacar unas cuantas fotos para que alguna salga decente, es que no paran quietos!
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son un torbellino de actividad, y además con esa pinta de locuelos no dejan indiferente a ningún observador.

      Eliminar
  2. Son ojos o son rubíes? Lo has conseguido, perdón, lo habéis conseguido. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Preciosos (a su manera) desde luego lo son...

      Eliminar
  3. Hola iván
    la verdad es que dan mucho juego al lugar cuando no hay "nada" que ver, éstos mejor o peor siempre aparecen por allí, por lo que hay que al menos tirarle alguna foto, verdad? aunque sea la misma repetida... jejeje

    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que no falten Juan, mucho bromeamos sobre las miles de fotos de porrones que tenemos del Parque Isabel cuando no había más que ver, y ahora, este invierno, ni un porrón, y cómo se echan de menos.

      Eliminar

Me encantan tus comentarios, y además los necesito, pero para evitar los ataques de orcos, trols y pesadiellos, me veo obligado a moderar. Si formas parte de la buena gente, tu comentario saldrá seguro.