sábado, 18 de mayo de 2013

El extraño nido del agateador

Medio de noche aún, observaba al agateador común (Certhia brachydactyla) subiendo en espiral por el tronco de un inmenso roble en la campiña gijonesa.














Siempre con éxito, el pico lleno de gordos insectos, su afán es de todos conocidos, te puede volver loco con tanta actividad.










Como además la copa del roble da mucha sombra, tuve que sobreexponer las tomas para que se viese algo del agateador, ya que si no era imposible por la falta de luz.







De repente, y con el pico lleno, bajó en picado y se puso delante mío, a menos de 2 metros de altura, en mitad del tronco. Empecé a sacarle fotos en ráfaga, aunque como soy medio idiota, no cambie la exposición, y me salieron todas las fotos movidas, espero me disculpéis, solo valen para ilustrar la historieta.







En un primer momento, se puso a tentar bajo una gran corteza, y pensé que seguiría buscando presas.









Se iba metiendo más y más dentro del tronco...



(Nota mental: ¡qué pasada la rigidez de las rectrices de la cola, cómo se adaptan a la trepada!).















Finalmente caí en la cuenta de la situación que estaba observando: debajo de la gran corteza estaba el nido del agateador.







Lo comprobé enseguida por los graciosos piídos de los pollitos.










A la altura de los ojos, enmedio de un tronco, que a su vez está enmedio de un camino relativamente bastante transitado, podría parecer una situación suicida para poner un nido, pero...

Os pongo la foto del tronco: ¿veis el nido?

Pues yo tampoco...ahora ya no parece tan extraño...

El camuflaje es PERFECTO.

8 comentarios:

  1. Hola amigo!!
    Estos bichos nunca dejarán de sorprendernos.
    La verdad es que dar con un nido de ellos es muy difícil, lo bueno es que ahora con las cebas te llevan a el directamente.

    Espero que saquen adelante la nidada

    un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sí, el sitio es muy expuesto pero está tan disimulado que le doy un voto de confianza a los papás.

      Eliminar
  2. Buen documento, como para ver algo sin saber que está en una fisura; muchas veces tienes el Agateador delante y no te percatas hasta que no se mueve.
    Un pájaro, cuando se sabe observado, puede engullir todo lo que llevan en el pico para disimular y no delatar la presencia del nido; creo que cada vez hay más nidos delante de las narices de los humanos, como especie vemos y oímos poco de la naturaleza. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, somos muy torpes como especie estos homo tecnologicum, el agateador es muy descarado y no se anda a lo bobo pensando en nosotros, creo que le irá bien.

      Eliminar
  3. Y encima el nido a la altura de las narices, ¡increíble!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a veces los tienes al lado y no te enteras.

      Eliminar
  4. Podría ser un buen sitio, aparentemente está bastante escondido bajo la corteza, a ver qué ocurre...Un saludo

    ResponderEliminar

Me encantan tus comentarios, y además los necesito, pero para evitar los ataques de orcos, trols y pesadiellos, me veo obligado a moderar. Si formas parte de la buena gente, tu comentario saldrá seguro.