jueves, 18 de octubre de 2012

Entre Caleao y La Felguerina (I): trepadores azules y otros.


A finales de agosto me fui a caminar con mi hijo en dirección al Valle de Xulió, en Caso, una zona espectacular en riqueza natural y sobre todo en belleza.

Al final la vagancia nos hizo parar en la zona de la Felguerina, pero lo pasamos muy bien.

Vimos muchas cosas, hoy empiezo con los paxarinos, entre los cuales, el más abundante fue el trepador azul (Sitta europaea).


Como podréis comprobar, el ser abundante y encontrarlo en varios sitios, por ejemplo este ejemplar en un tronco, no significa que sea fácil fotografiarlo, ya que se mueve constantemente, y siempre a la sombra del bosque, por lo que es bien difícil atinar.








Este cazaba en un hábitat diferente, entre el musgo, y con mucha eficacia.












Y este otro me lo encontré en un sitio bien raro para esta ave, en el suelo de un camino.







 
Supongo que cazando las hormigas que en esta época estaban muy activas por todas partes.










Acompañaba esta excursión al suelo del trepador azul un macho de pinzón vulgar (Fringilla coelebs), que aunque de morfología bien diferente, si os fijáis su diseño cromático es bastante similar.










Además del trepador, de nuevo me encontré, lejanos, y en las perchas que tanto le gustan, al papamoscas gris (Muscicapa striata), este año pude observar muchos, pero es solo una apreciación personal.








Lo que siempre es abundante en el momento de la excursión, al final del verano, es el petirrojo (Erithacus rubecula), en versión juvenil, casi por todas partes.










Esta abundancia y facilidad de localización, por desgracia para ellos, se verá autorregulada por lo fácil que resulta cazar a estos jóvenes y por la fragilidad propia de esta edad, que en estos momentos en los que escribo, cayendo las primeras nieves del otoño, se verá muy claramente.








Y observándolo todo, incluídos a nosotros, la corneja negra (Corvus corone).











Y lo que a lo lejos tomé por una borla de plumas, resultó ser un trozo de la algodonosa cola de un lirón gris (Glis glis). No temáis, ya sea el depredador un azor, una marta o un gato montés, se quedaron con la cola en las zarpas, y el lirón, con esta estrategia, se quedó sin parte de su colita pero vivirá una temporada más. Eso sí, no es como en las lagartijas: los huesos de la cola no se regenerarán.

6 comentarios:

  1. ¡¡Ohhh!! Yo sólo he visto un trepador azul, este año por cierto. Preciosísimo y juguetón como el que más.

    Pero esa cola de lirón, da cosica, ¿eh? :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, parece que en cualquier momento iba a echar a correr sola...

      Eliminar
  2. El lirón será dormilón, pero bien que espabila...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que a la fuerza ahorcan, como para no correr...

      Eliminar
  3. Si que es difícil fotografiarlos, que me lo digan a mi que solo consigo algún que otro petirrojo. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los petis están siempre encantados de posar.

      Eliminar

Me encantan tus comentarios, y además los necesito, pero para evitar los ataques de orcos, trols y pesadiellos, me veo obligado a moderar. Si formas parte de la buena gente, tu comentario saldrá seguro.