sábado, 27 de octubre de 2012

Entre Caleao y la Felguerina (IV): Paisaje y paisanaje

Del paisaje de Caleao poco puedo añadir que no se haya escrito ya. Aunque ahora no se habla mucho del tema, estuvo a punto de montarse un embalse en este lugar, que anegaría un valle precioso y a toda la naturaleza que contenía. No todo iban a ser malas cosas con la crisis, gracias a ella hay unos cuantos miles menos de chalets construídos en la costa, y un montón de proyectos del desarrollismo más casposo se han quedado (por ahora) en el cajón.



Cualquiera que haya paseado desde Caleao, en dirección a los Arrudos, o hacia Pandefresno, o hacia Isorno, habrá sentido la abrumadora sensación de estar en un paisaje único e irrepetible.


Por desgracia, con algunas célebres excepciones, pocos han sido los vecinos conscientes del privilegio que para ellos significa vivir aquí, y es muy triste que incluso algunos (a alguno lo conozco), dejasen caer que ojalá se hiciese el pantano para vender las fincas expropiadas y hacerse con un dinero.

Creo que sus padres, y no digamos sus abuelos, se revolverían en sus tumbas con estas palabras.
Paisanos que hacían maravillas con la tierra, que extraían con su esfuerzo comida para familias numerosas (la de mi padre fueron 7 hermanos...), y que con un par de vacas y un azadón exprimían la productividad cuando no había fertilizantes, tractores con aire acondicionado ni ordeñadoras con conexión bluetooth. Esculpían literalmente el paisaje, conocían cada rincón y amaban cada árbol del camino. Y hacían maravillas, a pequeña escala, como esta portilla de caprichosa arquitectura.


Dentro de la adversidad, sabían divertirse, y aunque jamás habían pisado una escuela politécnica, o una universidad, creaban con sus manos y su imaginación objetos sutiles y bellos, que trascendían la mera utilidad, con una practicidad a prueba del clima asturiano, de los dientes de las bestias, y del destino, como esta cabaña con "ático", para meter el producto de la siega desde arriba.




Hoy en día todo esto se ha perdido. Y no sigo, que me muero de pena.

10 comentarios:

  1. Tengo unos vecinos que talaron sus castaños,ya hace años, para "ver mejor la carretera".... No se si se arrepintieron, pero si es que lo hicieron, fue tarde. Un saludo y sigue recobrando trozitos de historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El arrepentimiento es símbolo de debilidad en esta sociedad que nos ha tocado malvivir, así que me imagino que los vecinos nos e arrepintieron.

      Eliminar
  2. ¡Qué sitio más maravilloso! Y lo tengo por descubrir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora mismo está en su mejor momento, con mil colores en las hojas antes de caerse de los árboles.

      Eliminar
  3. Y la ausencia de prisas para disfrutar todo eso, no tiene precio.

    ResponderEliminar
  4. preciosos paisajes
    la primera esta bonita
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, estos paisajes son guapísimos, pero en otoño aún están mejor.

      Eliminar
  5. El domingo pasado íbamos a ir a Caleao, al final cambiamos de plan por falta de horas de luz, pero la tengo entre ceja y ceja para dentro de poco.
    Me he chupado todas las entradas, ahora voy super informado... jejeje

    un saludo Iván

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te sirvan las entradas, Caleao es muy paseable, además se pueden hacer al menos 4 excursiones relativamente largas diferentes según la dirección en la que se camine, así que diversión asegurada.

      Eliminar

Me encantan tus comentarios, y además los necesito, pero para evitar los ataques de orcos, trols y pesadiellos, me veo obligado a moderar. Si formas parte de la buena gente, tu comentario saldrá seguro.