sábado, 21 de julio de 2012

Lugares donde ver aves: 3 Amigos - Río Arillo, bahía de Cádiz (y II): Charrancitos, correlimos zarapitines...

Bueno, pues lo dicho, seguí caminando, ya entre muros artificiales y sobre las compuertas de las esclusas que permiten la inundación con marea alta, para extraer la sal.

Y seguí viendo maravillas, simplemente mirando para arriba y siguiendo el rumbo de las decenas de charrancitos comunes (Sternula albifrons).





Aunque parecían llevar un destino errático, gravitaban todos sobre la misma charca, y me fui acercando poco a poco, ya un poco vencido por el calor y la reflexión de la luz en la sal.









Volaban maravillosamente, y empecé a entender lo que iba a ver cuando me di cuenta de la caña que les estabn dando a las gaviotas patiamarillas (Larus michahellis) que se atrevían a sobrevolar el espacio aéreo que delimitaban los adultos.








Y, efectivamente, allí estaba una colonia de charrancitos, con los pollos aún sin volar, pero bastante grandotes. A pesar del pequeño tamaño de los charrancitos, y de compartir laguna con las poderosas patiamarillas, estaba claro que defendían sin problema a los pequeños.


Acercándome más, disfruté sentado tranquilamente de un buen espectáculo con las crías en el medio de un carrusel aéreo de papis charrancitos.







Pero esta laguna, en parte sal y en parte fango, era una joya, poco a poco empecé a fijarme mejor, y había otros muchos vecinos interesantes.
Para empezar, una aguja colinegra (Limosa limosa) acompañando a un buen grupo de correlimos zarapitines (Calidris ferruginea).






Salvo uno, que aún está parcialmente con plumaje reproductor, los demás zarapitines estaban ya con el plumaje invernal, ya de vuelta a sus cuarteles de invierno en África, hacen una parada aquí.







Y, ¿cómo no?, seguía habiendo camuflados varios grupos familiares de chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus).





Con mamás...












...papás...








...y unos preciosos pitinos, de muy diferentes edades, que no paraban un segundo.







Y fijándose bastante, cerca de ellos, estaban sus parientes, los chorlitejos grandes (Charadrius hiaticula), también supongo que de vuelta de sus lugares de reproducción, aunque a diferencia de los zarapitines, estos sí que puede que pasen todo el invierno aquí.






Alrededor, pero a distancia prudencial, una pequeña colonia de gaviotas patiamarillas, ya con pollos muy grandotes.



Había un buen número de estas gaviotas, muy cerca de mi posición, pero por desgracia, ninguna anillada.












En fin, me alegré mucho de haber seguido caminando, aparentemente el fondo no invita a pensar en estas colonias de aves tan prestosas, pero la naturaleza ha sabido convivir con las autopistas, con la industria y hasta con los ornitólogos con cara de tontos...




De vuelta ya al coche, más cigüeñuelas (Himantopus himantopus).








Algunas, muy cercanas.











También más avocetas (Recurvirostra avosetta).








A veces, si mirabas al agua, te perdías lo que te sobrevolaba, era muy emocionante verte en medio de tanto trajín alado.










La marea ya subía, y el paisaje cambiaba al llenarse los estanques de agua de mar.








Yo estaba medio deshidratado, el Sol cascaba, no había sombra y con el Sol ya alto y de frente no se veía nada, pero daba gracias de haberme animado a acercarme a este sitio tan especial.
Además, me sentía plenamente integrado en el ecosistema, porque decenas de mosquitos estaban haciendo su agosto conmigo, y esos mismos mosquitos, convenientemente alimentados, eran presa de los cientos de aviones, golondrinas y vencejos comunes que pasaban casi rozando las charcas. Ejemmm...




Pues nada, todo un placer haberos enseñado este sitio tan recomendable, incluso en verano...
Me despidió una última curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala), y me fui con la family, con cara de habérmelo pasado muuuuuy bien.




Y por la tarde, turismo. En la próxima entrada.




















7 comentarios:

  1. Como no hay pajarinos aquí, te vas hasta Cádiz...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que cambiar el chip, que si no siempre veo los mismos bichos...

      Eliminar
  2. Madre mía..cuanto pájaro hay por allí!!....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y esoq ue es temporada baja, con el frío tiene que ser espectacular.

      Eliminar
  3. Ivan siempre tuvimos la idea de hacer una escapada, pero ................., no hace un poco mucho calor???????? je,je,je.

    Lastima de no poder tener otras fechas para hacer una escapada sino seria un sitio ideal.

    Dices de temporada baja ................., no veas cuando vemos los post de algún amigo en los foros donde hacen mención a lo que están viendo el fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me pasé por Sanlúcar (saldrá en otra entrada), y al día siguiente apareció un charrán bengalí, luego un falaropo picofino, charranes rosados...aquello está que arde...

      Eliminar
  4. que maravilla ivan
    como lo estas pasando y todo lo que estas fotografiando
    disfrutalo
    saludos

    ResponderEliminar

Me encantan tus comentarios, y además los necesito, pero para evitar los ataques de orcos, trols y pesadiellos, me veo obligado a moderar. Si formas parte de la buena gente, tu comentario saldrá seguro.