sábado, 14 de julio de 2012

Las aves de Cáceres

Cáceres puede presumir de ser una de las pocas ciudades que es ZEPA por sí misma.
Y es que no me extraña, porque camines por donde camines, te acompañan los sonidos de aves criando por todas partes, y el casco histórico, que ya es bastante hermoso, emociona al verlo lleno de vida por todas partes.
Delante mismo de nuestro hotel me llevé el gran susto al ver tan cerca una hembra de cernícalo primilla (Falco naumanni). Después vería un montón por el cielo de toda la ciudad y de los alrededores, qué maravilla, una colonia urbana de aves rapaces.







El susto fue mutuo, aunque no son aves nada asustadizas, y en el suelo del patio interior me llevé este regalito.









Y en los parterres del mismo hotel, otra monada: una cogujada común (Galerida cristata), cazando delante del parking.










Con mucho éxito se llevó unos cuantos insectos. Como pude comprobar en varias áreas de servicio en las que me crucé durante el viaje con estas imparables avecillas, siempre con gorriones comunes (Passer domesticus) alrededor, para aprovechar la eficacia de la alaúdida.







Una pasada para los asturianos poder ver tan de cerca a estas aves que tan poco se prodigan por el norte, en plena ciudad.











Una vez ya en el centro de Cáceres, una mención especial para otras aves que tampoco gozamos en Asturias.
La primera, la grajilla (Corvus monedula), también muy abundante, tapizaba algunos edificios históricos, y era un gran placer comprobar que en Cáceres no solo no molestan las aves urbanas, sino que se las favorece.
Estas estaban en la Iglesia de San Mateo.






Aunque casi en cualquier lugar se escuchaba su presencia. Nunca había visto a las grajillas tan de cerca y me sorprendieron esos ojos azules tan contrastados.










En Asturias, que tanto presumimos de paraíso natural, y turismo verde. cada vez son menos los sitios y los pueblos en los que son bienvenidos los nidos de las aves, parece que molestan. No es el caso de Cáceres, que incluso tienen un festival de las aves, ¡bien por ellos!






Pero el ave más carismática de Cáceres es sin duda la cigüeña blanca (Ciconia ciconia), que está en más o menos todos los tejados, y que presta asgaya verla volando encima tuyo.

6 comentarios:

  1. Menudo viajecito te has pegado Ivan, veo que ha sido de placer y de pajareo a la vez.

    Yo me enamore, tengo que buscar días y tiempo para volver a bajar.

    En mi visita a tierras extremeñas, solo tuve un par de horas antes de ir a por el elanio, y alucine con lo que vi en muy poco tiempo, como le dije al amigo Juanjo menudo Serengeti tenéis aquí.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que Extremadura está ahí al lado y como siempre tienen que venir de fuera a contarnos la maravilla que es.

    ResponderEliminar
  3. fantastica entrada ivan
    se ve que lo estas aprovechando bien
    disfruta de las vacaciones
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Más motivos para hacer el viajecito...

    ResponderEliminar
  5. En 5 horas se llega, y menos un tramín en Zamora, el resto autopista, y hoteles de 4 estrellas a precio de 2 estrellas en Asturias, merece la pena.

    ResponderEliminar

Me encantan tus comentarios, y además los necesito, pero para evitar los ataques de orcos, trols y pesadiellos, me veo obligado a moderar. Si formas parte de la buena gente, tu comentario saldrá seguro.