miércoles, 6 de junio de 2012

Gaviotas veraneantes: las buscavidas del Parque Isabel


Me pasé por el Parque Isabel de Gijón para ver qué gaviotas quedaban por allí: pocas.

Las que había, llamémoslas veraneantes, son las inmaduras, o las que han fracasado en la reproducción, pero en su gran mayoría son 1os veranos, es decir, gaviotas de 2º año calendario que soplarían su 1ª vela en la tarta.
Como esta gaviota sombría (Larus fuscus).






O como esta gaviota reidora (Chroicocephalus ridibundus), que se acercaba amenazadoramente a los niños con sus gusanitos, me temo que recibirá alguna patada de algún papá antes de terminar el verano, quizás le venga bien, porque esas confianzas matan, y acostumbrarse demasiado a la comida fácil ya sabemos en qué termina cuando se acerca el invierno.




De 2º verano ya se veían menos, como esta sombría.












O como esta gaviota patiamarilla (Larus michahellis).





 
Y aún menos ejemplares de 3er invierno, como esta otra sombría.
En general se trata de aves que no teniendo otra cosa mejor que hacer durante el verano, son auténticas buscavidas, y van a la comida fácil, y a buscar la protección del parque, donde (en teoría) ni las pueden cazar ni tienen depredadores.







Me imagino que algo parecido buscaba este macho de porrón europeo (Aythya ferina). No puedo asegurar que sea el mismo que ya pasó el verano pasado aquí en solitario, pero podría ser. Las razones de que prefiera esta seguridad a dedicarse a procrear con alguna guapa porrona, la desconozco. Quizás sea un alma solitaria.








Pero que se cuide del botulismo, porque estas charcas, en verano, tienen un agua de peor calidad, y tantos nutrientes en suspensión, que a veces más que agua es un caldo de cultivo para cosas malas. Los primeros que lo sufren son las carpas del estanque, que mueren por centenares, y después van las aves. Esperemos que el verano no sea muy  caluroso, porque cuando lo es, raro es que no haya algún problema.

6 comentarios:

  1. Procuraré no bañarme en el estanque...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te lo aconsejo salvo que quiera gangrenarte alguna extremidad...

      Eliminar
  2. Ese estanque da un poco de asquito, entre el calor, las algas, el fango, la comida por todos lados descomponiendose y ahora el polen de los árboles flotando... yo si fuera pato me lo pensaba... eso si hay unas anguilas de la leche... pobres fochas!!

    El porrón lo llevo viendo una temporada, fíjate que yo hasta pensaba que era de la colección del parque.

    un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En verano da auténtica grima, las anguilas son de película veraniega de terror.

      El porrón es un fijo, creo que no es "de lata", aunque ahora me entren dudas, pero desde luego apego tiene.

      Eliminar
  3. esperemos que no pase nada
    buena captura de las gaviotas
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que ya ha pasado alguna vez, y que luego los patos lo transmiten a otros humedales, como sospecho que ya pasó en San Andrés con fochas provenientes del parque.

      Eliminar

Me encantan tus comentarios, y además los necesito, pero para evitar los ataques de orcos, trols y pesadiellos, me veo obligado a moderar. Si formas parte de la buena gente, tu comentario saldrá seguro.