lunes, 13 de febrero de 2012

El viernes en Zeluán, limícolas con mucha clase.

No es bueno salir del trabajo a toda prisa, sin comer, y tirar para Zeluán a ver aves de manera compulsiva: menudo colocón, entre el bajón de azúcar, la postura en flexión forzada del cuello y la vista cansada...pero el que quiere peces tiene que mojarse el culo, y yo salí chorreando de allí...sin más, el elenco:

¿Alguien puede superar esta foto? Lo más destacado, los zarapitos reales (Numenius arquata), había un montón. Pero también la aguja colipinta (Limosa lapponica) y el zarapito trinador (Numenius phaeopus).








Pues sí, aún se puede superar, porque de la nada salió un andarríos chico (Actitis hypoleucos).










Y es que los zarapitos reales aparte del tamaño tienen una elegancia exquisita.











Esta señorita parecía llevar medias.










¿Quién está ahí escondida?










La aguja colipinta, naturalmente.











Cambiando de palo, y para completar la lista de scolopacidae, un solitario correlimos común (Calidris alpina).










Y unos cuantos vuelvepiedras (Arenaria interpres), tan simpáticos como incapaces de posar relajadamente.










De la rama charadridae, varios chorlitos grises (Pluvialis squatarola). Este estaba mirando a ver si llovía...





Y unos pocos chorlitejos grandes (Charadrius hiaticula), los vimos antes con el correlimos común.








Había también un buen montón de garzas reales (Ardea cinerea), repartidas por todas partes.










Y la decena de garcetas comunes (Egretta garzetta).








De gaviotas, no demasiadas, no anilladas, y no muy variadas, esta vez me fallaron un poco, ya estaban los limícolas para compensar el disgusto.
Una gaviota patiamarilla (Larus michahellis) de 1er invierno, aunque tiene rasgos de 2º invierno en el pico, por ejemplo.





Esta otra pensé que tenía aspecto de gaviota argentea de 2º invierno (Larus argentatus), pero me chivan por el pinganillo que más bien se trata de una pati también.







Gaviotas sombrías (Larus fuscus), no muchas, esta de la foto me pareció grandísima para ser de su especie.






Esta otra lo que tenía inmenso era el pico.














De gaviotas pequeñas, solo las reidoras (Larus ridibundus), centenares, alguna tan guapa ya como esta.






Esta otra quedó atrapada en las valvas de un berberecho, lo que sucede con cierta frecuencia.










Los cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo), sobre la veintena, tan guapos como estos ya.




Y un somormujo lavanco (Podiceps cristatus), muy lejano y muy desenfocado, el único que encontré.



2 comentarios:

  1. menudo colocon te distes de limicolas
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Sí, a veces marea tanto bicho corriendo por la playa como pollo sin cabeza...

    ResponderEliminar

Me encantan tus comentarios, y además los necesito, pero para evitar los ataques de orcos, trols y pesadiellos, me veo obligado a moderar. Si formas parte de la buena gente, tu comentario saldrá seguro.